viernes, 5 de enero de 2018

Reminiscencias del 2006 9


En que se habla de La finta semplice, un revoltijo de obras menores, y dos óperas incompletas



“Irrfahrten”. Salzburgo

El Festival de Salzburgo decidió incluir en un ciclo llamado “andanzas”, la primera opera buffa de Mozart, La finta semplice, y las dos obras cómicas incompletas que Mozart inició en los 1780s, Lo sposo deluso y L’oca del Cairo, y un programa de obras cortas, llamado Abendempfindung. Los tres espectáculos se escenificaron en el patio del Residenzhof –el Palacio Arzobispal– acondicionando un escenario sencillo y una tribuna en la que podrían sentarse unas 400 personas.

Michael Hofstetter concertó las tres sesiones, dirigiendo a la Camerata Salzburg y al Chor der Ludwigsburger Schlossfestspiele.

Joachim Schlömer dirigió escénicamente el ciclo con Jens Kilian diseñando escenografía y vestuario y David Finn la escenografía.


Mozart en 1763

La finta semplice. Agosto 1

Mozart compuso su primera opera buffa durante la estancia de la familia en Viena a mediados de 1768, gracias al entusiasmo que el niño prodigio causó en José II, sin embargo, intrigas del intendente del teatro imperial, Giuseppe Afflisio, el estreno fue posponiéndose hasta cancelarlo por completo, por lo que Leopold decidió estrenarla en Salzburgo, lo que sucedió alrededor del 1º de mayo de 1769 en el Palacio Arzobispal. Es muy probablemente que Leopold, su padre, haya compuesto bastante de la música, aunque la música posterior de Mozart Sr rara vez alcanzó el nivel de calidad de algunos números de la obra.

Se trata de una típica obra modelada al estilo napolitano de Piccini, como pudiese ser La Cecchina, ossia La buona figliola, que había llegado a Viena vía Florian Gassman, compositor de la corte durante 1768. El libreto es de Marco Coltellini con base en uno de Carlo Goldoni para Salvatore Perillo.

El argumento concierne a dos hermanos, Polidoro y Cassandro, uno de ellos muy orgulloso y el otro muy tímido para cortejar a una mujer. Su hermana, Giacinta, está enamorada de Fracasso, soldado que se aloja en la casa, y su ayudante, Simone, está a su vez enamorado de la sirvienta de la casa, Ninetta. La baronesa Rosina –la simplona fingida– decide engañar a los hermanos, lo que logra rápidamente. La ópera termina felizmente con un triple compromiso:  Giacinta con Fracasso, Ninetta con Simone, y Rosina con Cassandro.

Es muy difícil presentar hoy día una opera buffa con tan poca sustancia dramática y musical como ésta, aunque la haya compuesto Mozart.
Para tener éxito al presentar se requieren grandes cantantes y, sobre todo, una puesta en escena muy ingeniosa. En esta ocasión los dos elementos se acoplaron muy bien; todos los cantantes tuvieron un muy buen desempeño histriónico y vocal, especialmente Malin Hartelius como Rosina, y la producción fue visualmente atractiva y extremadamente graciosa.

Malin Hartelius es una cantante excepcional que fue capaz de darnos un aria de inseguridad psicológica y, casi de inmediato, seducir al público al provocar a sus pretendientes, Don Cassandro –el bajo Josef Wagner – y Don Polidoro – el tenor Matthias Klink –, cantando un aria en la tribuna repartiendo tarjetas de presentación. También recibió muchas tarjetas del público masculino, incluyendo una American Express Platinum. La mezzosoprano Marina Comparato como Giacinta, la soprano Silvia Moi como Ninetta, el tenor Jeremy Ovden como Fracasso y el barítono Miljenko Turk como Simone lo hicieron tan bien como quienes interpretaron los papeles principales.

Marina Comparato, Silvia Moi, Josef Wagner, Mathias Klinjk y Malin Hartelius


El recitativo secco fue abreviado y sustituido parcialmente por la narración de un personaje llamado Autocritas, muy bien ejecutado por la actriz Marianne Hamre. Debo decir que resentí esta modificación dada la presencia de Jory Vinikour, uno de los grandes virtuosos actuales del fortepiano; no obstante esto último, creo que la solución dramática fue adecuada. Lo único que me disgustó fue la presencia de una sombra, doble o lo que sea de Rosina. Esto se ha hecho un cliché que no aún no he logrado entender.

La representación fue muy bien recibida por el público que ofreció a los artistas un estruendoso y unánime aplauso.

Abendempfindung. Agosto 2
        
Encuentro muy difícil de explicar de lo que se trató este espectáculo, por lo que traduzco que aparece en el programa de mano: “La segunda odisea (sic) de la trilogía, Abendempfindung (“En modo nocturnal”), cuyo título es tomado de una canción de Mozart, es un viaje a las profundidades internas del alma (sic). Un hombre de mediana edad, interpretado por una cantante, un bailarín y una actriz, ha llegado a una crisis, el punto de inflexión de su vida. Lo que ha vivido hasta ahora, sido dictado por otras personas y acotado por innobles dependencias, ha llegado a ser insoportable. Ante sí están su éxito (financiero) por un lado y una visión aún no tangible de libertad y autodeterminación por otro. Al estar buscando en su confusión interna, sólo ve su imagen fugaz alrededor de sí mismo. Sólo le queda un curso de acción: tomar un paso radical para forzar un cambio. Pistola o dinero. “Vado, ma dove?” pregunta la cantante en un aria que Mozart escribió para otro compositor [Il burbero di buon cuore de Vicente Martín y Soler]. “En modo nocturnal” es una historia de búsqueda, contada por texto, danza y canción.”

El director escénico y la dramaturga Bettina Auer inventaron “un pasticcio de las obras de Wolfgang Amadeus Mozart, basado en las cartas W.A. Mozart” (sic).

1.    Abendempfindung an Laura K 523
2.    Fragmento de una fantasía para teclado y violín en do menor K 396
3.    Canon pata dos violines, viola y contrabajo K Anh 191
4.    Adagio para armónica de cristal en Do mayor K 356
5.    Primer movimiento de la sinfonía No.1 K Anh 220
6.    Grave y presto (fragmento) para dos teclados en Si mayor K Anh 42
7.    Fantasía (fragmento) en Do mayor para armónica de cristal, flauta, oboe, viola y violonchelo K 616ª
8.    Notturno para dos sopranos y bajo con clarinetes y bassethorns “Se lontan ben mio, tu sei” K 438
9.    Tercer movimiento, adagio, de la serenata para alientos en Si bemol mayor “Gran Partita” K 361
10. Cuarto movimiento, adagio, del quinteto para cuerdas K 516
11. Cuádruple canon (a 12) “V’amo di core teneramente” K 348
12. Doble canon “Ach! Zu kurz ist unsers  Lebens Lauf” K 228
14. Aria para soprano “Vado, ma Dove?” oh Dei!” K583
15. Recitativo y rondò para soprano “Ombra felice…Io ti lascio” K 255
16. Canon a cuatro voces “Lacrimoso, son’io” K 555
17. Tercer movimiento, andante, de la casación en Si mayor K 99
18. Aria para soprano “Schon lacht der holde Frühling” para interpolarse en la versión alemana de Il barbiere di Siviglia de Giovanni Paissiello

En mi opinión fue un “espectáculo” muy extraño del que no me salí por la presencia de Ann Murray, quien tuvo una excelente interpretación. Además, el programa musical fue inusual y atractivo para un profundo aficionado a Mozart.

Ann Murray

Confieso que no entendí absolutamente nada de lo que pasó en el escenario, especialmente lo de un señor que nadó en una alberca muy angosta, durante mucho, muchísimo tiempo. Hubiera preferido un concierto, pero…


Rex tremendus. Agosto 7

Y le llevaron al río creyendo que era mozuelo.

Pues resultó que la tercera etapa del ciclo, incluyó las dos óperas incompletas que Mozart compuso circa 1783, pro no fue todo.

El primer pedazo del espectáculo inicio con el aria “Io ti lascio” K 621ª, cantada por Ann Murray. [Se duda que Mozart la haya compuesto].

Entonces siguió Lo sposo deluso, ossia La Rivalità di tre donne per un solo amante K 430. El libreto se atribuye a Lorenzo da Ponte, aunque es muy difícil afirmar su autoría categóricamente. Se sabe que Mozart inició la composición de esta ópera con la mente puesta en los cantantes de la compañía italiana de Hoftheater, Nancy Storace (la primera Susanna) como Eugenia, Francesco Benucci (el primer Figaro) como Bocconio y Catarina Cavalieri (la primera Konstanze) como Bettina entre otros. El argumento tiene mucho en común con la commedia dell’arte. Un viejo se quiere casar con una joven que está enamorada de otro bello joven, pero fracasa en su empresa y los jóvenes, y otras dos parejas, terminan felices y contentos. Se conservan la obertura, un quinteto, dos arias, una de Eugenia y otra de Pulcherio y un trío, y borradores de otra aria, otro trío y un cuarteto. La interpretación se ciñó a los números completos.

La mezzosoprano argentina Marisa Martins cantó hermosamente su aria “Nacqui all’aura trionfale” y el tenor Mathias Klink, Pulcherio, interpretó “Dove mai trovar”. En el trío se les unió el bajo Josef Wagner, el sposo deluso Bocconio, y en el quinteto la soprano Silvia Moi, Bettina y el tenor Jeremy Ovenden, Don Asdrubale. La verdad es que, si Mozart le tiraba a que la compañía italiana del teatro imperial pusiese esta opera buffa, necesitaba aún muchísimo por hacer.

Después del lied “Ich würd auf meinem Pfad” K 340c, también cantado por Ann Murray siguió L’oca del Cairo K 422.

Esta opera buffa/dramma giocoso (sic) fue compuesta en 1783, antes de Lo sposo deluso, pero no llegó a terminarse por lo absurdo del libreto de Gianbattista Varesco, quien había escrito el de Idomeneo dos años antes, entre otras cosas.  

El reparto de La finta semplice, reforzado con Marisa Martins interpretaron como pudieron, pero siempre con profesionalismo y comprometiendo todas sus dotes artísticas, la obra. Destacó por supuesto la soprano sueca Malin Hartelius, tal como lo había hecho como Rosina.

Al terminar esta ópera vino la pausa y siguió otra serie de fragmentos y pequeñas obras, entre las que volvió a destacar, ya casi al final de las dos horas y media que había durado esta última “odisea”, Ann Murray cantando de nuevo, esta vez sensacionalmente, el lied “Abendempfindung an Laura”.

De una cosa estoy seguro, Irrfahrten nunca volverá a escenificarse, pero creo haber tenido la suerte de haber oído cantantes de la calidad de Malin Hartelius y Ann Murray, así como de haber conocido obras de Mozart que no creo volver a ver, u oír en el resto de mi vida.

Espero no haberlos aburrido. Les puedo adelantar que lo que sigue tendrá más sentido.


© Luis Gutiérrez R





No hay comentarios.:

Publicar un comentario